CEiDE FSM

Observatorio de innovación educativa es un blog liderado por el filósofo José Antonio Marina, director del CEIDE, y coeditado por la pedagoga Carmen Pellicer, subdirectora del CEIDE. En él se analizarán las tendencias pedagógicas que potencien la calidad y la educación integral, y las acciones de innovación educativa que puedan contribuir a una mejora de la educación.

Los seis sombreros de Edward de Bono

Por Jose Antonio Marina

Continúo el análisis del método de Edward de Bono. Si se sigue, es muy probable que los niños aprendan a pensar mejor. Lo que me gustaría saber es qué funciones mejoran. En la Teoría Ejecutiva de la Inteligencia hay cuatro módulos: dirección de las operaciones hacia una meta, gestión de la memoria, operaciones del pensamiento, toma de decisiones. ¿Cuáles de estos grupos de funciones mejora el método? Determina la acción a realizar, activa las operaciones, ayuda a dirigir la atención, y aprovecha los recursos de la memoria. Es decir, la capacidad de pensar  bien depende  de la acción de esos cuatro módulos.

ver más

Aprender a Pensar: Edward de Bono

Por Jose Antonio Marina

Continúo mi benchmarking, comparando la Teoría Ejecutiva de la Inteligencia, con las otras propuestas que van a presentarse en el ICOT 2015. Benchmarking es un término del management empresarial que convendría traer a la educación. Consiste en observar  cómo lo hacen los mejores competidores para aprender de sus prácticas.

ver más

ICOT y aprender a pensar

Por Jose Antonio Marina

Karl Popper defendía una especie de darwinismo de las teorías. Debían competir entre ellas para que sobreviviera la más fuerte. Esa es la razón de este careo entre la Teoría Ejecutiva de la Inteligencia (TEI) que defiendo y las que sostienen el resto de los participantes en ICOT 2015 (International ConferenceonThinking). Uno de los temas estrellas es “aprender a pensar”.

Intervienen varios de los patriarcas de esta disciplina. Robert Sternberg diseñó el programa PIFS (PracticalIntelligenceforSchools);  Edward de Bono es autor del programa CorT; Gardner y Perkins han dirigido el Proyecto Zero, de Harvard;  Robert Swartz y Arthur Costa, proponen el Aprendizaje Basado en el Pensamiento. Participa también RabbiRafiFeuerstein, hijo y continuador de la obra de RavenFeurstein: el Programa de Enriquecimiento Instrumental.

ver más

Las inteligencias múltiples, ¿mito o realidad?

Por Jose Antonio Marina

Continúo esta serie en la que pretendo justificar por qué la Teoría Ejecutiva de la Inteligencia (TEI) que estamos elaborando es más potente que los modelos propuestos por los participantes en el ICOT 2015. Hoy la compararé con la Teoría de las Inteligencias Múltiples (IM), una brillante competidora.

El éxito de la teoría de las inteligencias múltiples es uno de los acontecimientos más sorprendentes de la historia de la psicología moderna. El mismo Gardner reconoce que no se debió a la acogida de los psicólogos –muchos de ellos la han criticado con dureza-, sino de los docentes.

ver más

La teoria de la inteligencia de Sternberg

Por Jose Antonio Marina

En esta serie de comentarios voy a intentar justificar por qué la Teoría Ejecutiva de la Inteligencia (TEI) que estamos elaborando, es más potente que los modelos elaborados por los participantes en el ICOT 2015. Os recuerdo que los puntos centrales de la TEI son:

1.- La principal función de la inteligencia es dirigir la acción, bien sea mental o física, utilizando la información adecuada, gestionando las emociones y poniendo en práctica las virtudes realizadoras (perseverancia, valentía, flexibilidad, autonomía, etc.).

2.- La inteligencia humana se estructura en dos niveles: (1) Inteligencia generadora, que capta, elabora y produce información, una parte de la cual pasa a estado consciente. Está compuesta por estructuras neuronales innatas, más la memoria adquirida. (2) Inteligencia ejecutiva, que a partir de la experiencia consciente selecciona metas, toma decisiones, y dirige la acción de la inteligencia generadora.

3.- Las funciones ejecutivas nos permiten gestionar los procesos motivacionales y emocionales, gestionar la memoria, gestionar el pensamiento y gestionar la acción.

4.- La educación tiene como objetivo ayudar a construir la propia memoria, a desarrollar los procesos ejecutivos y a fomentar la buena negociación entre ambos niveles.

 El primer autor que voy a analizar -entre los invitados al ICOT- es Robert J. Sternberg. De todos ellos, es quien tiene una obra más sistemática y consistente. Es autor de la “Teoría Triárquica de la Inteligencia”, y del programa educativo de Inteligencia Aplicada. Es profesor de la Universidad de Yale, y ha sido presidente de la American PsychologicalAssociation.

Su teoría triárquica es demasiado complicada para exponerla aquí con el detenimiento que merece. Afirma que la inteligencia está compuesta por tres tipos de procesos: metacomponentes, componentes y procesos de adquisición. Los metacomponentes son los que dirigen hacia las metas, es decir, son procesos ejecutivos. Los componentes son las operaciones que realizan este proyecto, no son ejecutivos, sino que están dirigidos por ellos. Los procesos de adquisición son los más básicos y se encargan de aprender.

Posteriormente, Sternberg ha añadido a esta teoría triárquica una teoría sobre los tipos de inteligencia (analítica, creativa y crítica). Su Programa de Inteligencia Aplicada aspira a mejorar los tres procesos que componen la inteligencia mediante el entrenamiento adecuado. Voy a mencionar sólo la parte correspondiente a funciones ejecutivas (metacomponentes).

Son: (1) Cómo mejorar la definición de la naturaleza de un problema. (2) Cómo efectuar una selección eficaz de los pasos necesarios para la solución de un problema. (3) Cómo seleccionar la estrategia ideal para la secuenciación de los componentes, (4) Cómo seleccionar la representación mental idónea. (5) Cómo localizar y usar recursos que ayuden a la solución de problemas. (6) Cómo fomentar el control de la solución a un problema.

¿Por qué creo que la TEI es mas potente? En primer lugar, porque Sternberg identifica “inteligencia” con “inteligencia cognitiva”, con lo que deja fuera de la inteligencia el paso a la acción, que a nuestro juicio es lo fundamental. Lo que nosotros defendemos es que una persona puede ser “cognitivamente muy inteligente”, y “muy poco inteligente en su comportamiento”.

Aunque Sternberg ha visto este aspecto, no lo ha tratado de forma sistemática. Ha comprendido la necesidad de admitir las funciones ejecutivas, pero no ha incluido en ellas la gestión de las emociones, la toma de decisiones o el paso a la acción. Sigue admitiendo un esquema antiguo que diferencia la inteligencia de la voluntad, mientras que el nuevo paradigma considera que la “voluntad”, es decir, la capacidad para dirigir el propio comportamiento es la característica esencial de la inteligencia humana.

Dicho esto, he de reconocer que el mismo Sternberg ha comprendido que no se puede reducir la inteligencia al nivel cognitivo, sino que hay que introducirla en la acción. Por eso ha dado cada vez más importancia al “uso” de la inteligencia- triunfante o fracasado- en un serie de libros de divulgación. Uno se titula La inteligencia exitosa y otro ¿Por qué las personas inteligentes pueden ser tan estúpidas? En el primero, señala las siguientes características de las personas exitosas.

  1. Las personas con inteligencia exitosa se automotivan.
  2. Se concentran en sus objetivos.
  3. Tienen capacidad para aplazar la gratificación.
  4. Aprenden a controlar sus impulsos (lo que se relaciona con la autorregulación que plantea Goleman en cuanto a la inteligencia emocional).
  5. Saben cuándo perseverar.
  6. Saben cómo sacar el máximo partido de sus habilidades.
  7. Traducen el pensamiento en acción.
  8. Se orientan hacia el objetivo.
  9. Completan la tarea y llegan hasta el final.
  10. Tienen iniciativas.
  11. No tienen miedo de arriesgarse, ni de fracasar.
  12. No postergan.
  13. Aceptan la crítica justa.
  14. Rehúsan la autocompasión.
  15. Son independientes.
  16. Tratan de superar las dificultades personales.
  17. No hacen demasiadas cosas a la vez, ni demasiado pocas.
  18. Ven, al mismo tiempo, el bosque y los árboles.
  19. Tienen nivel razonable de autoconfianza y creen en su capacidad para alcanzar sus objetivos.
  20. Equilibran el pensamiento analítico, creativo y práctico.

Todas estas características describen desempeños, pero Sternberg no investiga cómo se adquieren, cómo funcionan y cómo se relacionan, lo que hace su exposición interesante, pero desordenada. Creo que la TEI recoge los aspectos positivos, los sistematiza, y saca consecuencias pedagógicas. Por eso me parece que es un modelo más potente. 

ICOT. International Conference on Thinking

Por Jose Antonio Marina

Entre el 29 de junio y el 3 de julio se celebrará en Bilbao  ICOT – International Conference on Thinking-  en la que intervendrán venerables figuras de la psicología y la educación: Howard Gardner, Robert Sternberg, Joseph Renzulli, Edward de Bono, David Perkins, Arthur Costa, Robert Swartz.

En ese evento pronunciaré dos conferencias. En una de ellas presentaré el MODELO EJECUTIVO DE INTELIGENCIA, que durante los últimos años hemos elaborado los  equipos que dirigimos Carmen Pellicer y yo, con el patrocinio del CEIDE y de la Universidad Nebrija. Un modelo ómnibus que va desde una teoría general de la inteligencia y el aprendizaje hasta cómo se debe enseñar a sumar en primero de Primaria.

ver más

Más sobre el talento adolescente

Por Jose Antonio Marina

El día 1 de marzo comienza el Seminario on-line sobre el Talento Adolescente. Se han matriculado 900 padres y 90 profesores becados por la Fundación SM. Os tendré informados, porque se trata de un programa piloto que tendrá sucesivas ediciones.

ver más

El nuevo paradigma de la adolescencia

Por Jose Antonio Marina

El Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud acaba de publicar en su web la investigación que he realizado con María Teresa Rodríguez de Castro y Mariola Lorente, en la Fundación UP. En ella hemos querido informar sobre los cambios que se están produciendo en la consideración de la adolescencia. De ser una edad inevitablemente en crisis, agobiante para padres y docentes, irresponsable, y problemática, está pasando a ser considerada como la segunda edad de oro del aprendizaje.

ver más

Motivación o voluntad

Por Jose Antonio Marina

Uno de los acontecimientos más sorprendentes de la historia de la psicología fue la eliminación del concepto de voluntad en la primera mitad del siglo XX. Nadie protestó, porque fue sustituido por un concepto que parecía más claro, más operativo y menos contaminado de elementos morales: “motivación”.

El concepto no resultó tan claro como parecía, y estuvo a punto de eliminarse en los años 70.  Pero se consolidó, aunque sometido a un vaivén de adjetivos: motivación intrínseca, extrínseca, de logro, de maestría, de afiliación, de poder, dirigido a metas, dirigido al aprendizaje, etc.  Bajo esa proliferación conceptual, la definición de motivación era sencilla: las ganas de hacer algo.

El éxito de este concepto resultó nefasto para la educación, porque dejaba sin resolver una pregunta: ¿Se puede realizar una acción, aunque no se esté motivado para hacerla? Durante mucho tiempo se ha estado diciendo que no se puede, lo que nos situaba a todos en una libertad precaria, porque no podemos suscitar las ganas, aunque tengamos ganas de tener ganas.

Esta afirmación choca con la evidencia: todos hacemos cosas para las que no estamos efectivamente motivados, pero que creemos que tenemos que hacer. ¡Claro que sería estupendo hacer todo con ganas! Ya lo dijo Ortega: “Es triste tener que hacer por deber lo que se podría hacer por entusiasmo”.

Las cosas están cambiando. Algunos psicólogos alemanes, como Julius Kuhl y JurgenBeckmann,  comenzaron a distinguir entre “motivación” y “volición”, considerando que esta última es la que llevaba a la acción.

En el modelo de inteligencia ejecutiva que estamos desarrollando, y del que ya he dado cuenta en este blog, creo que las cosas quedan más claras. Las funciones ejecutivas consiguen dirigir las operaciones cognitivas y afectivas hacia metas elegidas. Esa elección puede ser en frio, porque nos parezca que son buenas, aunque no despierte ninguna emoción inmediata.

Las funciones ejecutivas son las encargadas de movilizar toda nuestra maquinaria mental para conseguirlo: fijan la atención, gestionan las emociones, intentan relacionar la meta con motivaciones ya establecidas, crean hábitos, inhiben respuestas impulsivas, soportan el esfuerzo, mantienen en la memoria el premio esperado, planifican premios, organizan refuerzos exteriores para ayudarse en la tarea, etc.

Todo este conjunto de funciones constituye el nuevo concepto de voluntad.

 La voluntad no es una facultad con la que se nace, sino un conjunto de funciones ejecutivas que se van adquiriendo –con mayor o menor eficacia- a lo largo del proceso educativo.

La adolescencia es una etapa especialmente importante para la consolidación de estas funciones, porque es cuando maduran los lóbulos frontales, que es su sede neuronal. De esto trata el Seminario on line sobre el desarrollo del talento adolescente, que comenzará el 2 de marzo, organizado por la Fundación Universidad de Padres, con la ayuda de la Fundación SM. Todavía podéis inscribiros. Podéis pedir información a cenriquez@movilizacioneductiva.es

 

Invitación al Seminario sobre desarrollo del talento adolescente

Por Jose Antonio Marina

 La educación de los adolescentes va a sufrir un vuelco. Está emergiendo un Nuevo Paradigma Adolescente, que insiste más en las capacidades que en los problemas. En eso ha abierto el camino la neurología que ha descubierto que en el periodo de 13 a 17 años el cerebro se rediseña, haciéndose más potente, estabilizando las grandes destrezas cognitivas, emocionales y ejecutivas. Es una segunda gran ventana de aprendizaje.

ver más