CEiDE FSM

Observatorio de innovación educativa es un blog liderado por el filósofo José Antonio Marina, director del CEIDE, y coeditado por la pedagoga Carmen Pellicer, subdirectora del CEIDE. En él se analizarán las tendencias pedagógicas que potencien la calidad y la educación integral, y las acciones de innovación educativa que puedan contribuir a una mejora de la educación.

Pisa y los docentes

Por José Antonio Marina

 El pasado viernes publiqué en El Mundo el siguiente artículo

“Siguiendo su ritmo, PISA nos entrega sus informes. Como las fiebres recurrentes, producen escalofríos, fiebre alta durante unos días, y luego los síntomas desaparecen y el paciente se olvida de la enfermedad. Así sucede con el PISA, que me recuerda el famoso soneto de Cervantes al túmulo de Felipe IV: «Ésto oyó un valentón y dijo: ‘Es cierto/ cuanto dice voacé, señor soldado,/ y el que dijere lo contrario, miente’./ Y luego, incontinente,/ caló el chapeo/, requirió la espada/ miró al soslayo, fuese y no hubo nada».

ver más

La cuarta función ejecutiva: la gestión de las emociones

Por José Antonio Marina

Hasta hace veinte años, las emociones apenas se estudiaban en la carrera de Psicología. Ocupaban, como máximo, algún capítulo dentro de la asignatura de “Motivación”. Cuando escribí El laberinto de los sentimientos  casi no existía bibliografía científica en castellano. Daniel Goleman, un inteligente periodista, popularizó el trabajo que estaban llevando a cabo desde hacía años una serie de investigadores: Tomkin, Izard, McLean, LeDoux, Frijda, Oatley, etc.

ver más

Seminario sobre Funciones Ejecutivas para orientadores

Por José Antonio Marina

La Cátedra Nebrija sobre Funciones Ejecutivas y Educación, en la que tanta participación tiene el CEIDE, puesto que la dirigimos y organizamos Carmen Pellicer y yo, celebra el próximo viernes una jornada para orientadores de centros educativos. Os adjunto la invitación por si queréis asistir. Vamos a tratar temas que nos preocupan a todos en el aula: el control de la atención y la impulsividad, la regulación de las emociones, la metacognición como herramienta de aprendizaje. Habrá una conferencia y lo demás serán talleres prácticos.

 

ver más

La tercera función ejecutiva: dirigir la atención

Por José Antonio Marina

 Tras estudiar la “activación” y la “capacidad para inhibir el impulso”, corresponde hoy hablar de una función de excepcional importancia –la atención- que está estrechamente relacionada con las anteriores. Nuestras actividades podemos realizarlas de manera automática o de manera atenta. En este caso tenemos una conciencia clara de lo que hacemos, o del objeto de nuestra operación mental.

ver más

Segunda función ejecutiva: el control de la impulsividad

Por José Antonio Marina

Todos hemos tenido la experiencia de desear hacer algo y no querer hacerlo. En ese caso, necesitamos controlar el impulso. No se trata de que todos los impulsos sean malos, sino de que necesito someterlos a deliberación para saber si debo aceptarlos o no. Nos encontramos con el fenómeno más elemental de lo que tradicionalmente se había llamado “voluntad”.

En El misterio de la voluntad perdida anuncié  el retorno de este concepto, que la psicología había desdeñado en la primera mitad del pasado siglo. Así ha sido. Al hablar de “funciones ejecutivas” estamos hablando de una teoría analítica de la voluntad, que ya no es una facultad innata, sino una serie de funciones aprendidas.

Llamamos “impulsiva” a una persona que tiene dificultad para controlar sus impulsos. Es decir, pasa del deseo a la acción. Es difícil saber cuándo esta dificultad llega a ser patológica. Todos los niños pequeños son impulsivos y  deben aprender a regular su conducta. Pero la impulsividad también puede ser un rasgo temperamental, asociado al déficit de atención o a la hiperactividad.

Para el DSM (el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), la impulsividad excesiva del niño se manifiesta al menos por tres de los siguientes síntomas: a menudo actúa antes de pensar, cambia con excesiva frecuencia de una actividad a otra, tiene dificultades para organizarse en su trabajo, necesita supervisión constantemente, con frecuencia levanta mucho la voz en clase, le cuesta guardar turno en los juegos o en situaciones de grupo.

Todos estos síntomas pueden ser de mayor o menor gravedad, pero todos ellos delatan una debilidad de las funciones ejecutivas del niño o del adulto. Russell Barkley, tal vez el mejor especialista en déficit de atención e hiperactividad, ha indicado que estos trastornos forman parte de un trastorno más amplio: el de las funciones ejecutivas.

En los programas que he redactado para la Universidad de Padres, distingo entre “trastornos” y “problemas”. Los trastornos tienen una raíz biológica y deben ser tratados médicamente. Los problemas tienen una raíz educativa y deben ser tratados educativamente. Esto sucede en el tema de la impulsividad.

Tenemos muchos métodos para educar la inhibición de los impulsos: los elaborados por Barkley, Meichembaun, Gagné, Leong, Bodrova entre otros. Creo que todos los docentes deberíamos conocerlos y tengo la esperanza de que la educación de la voluntad –de las funciones ejecutivas- se introduzca en los currículos normalizados.

Adele Diamond, profesora de Desarrollo Infantil en la Universidad de la Columbia británica ha estudiado la eficacia de cuatro diferentes didácticas de las funciones ejecutivas: el programa Tools of the Mind, el método Montessori (que incluyó estas funciones cuando nadie hablaba de ellas), el programa PATHS (Promoting Alternative Thinking Strategies) y el Chicago School Readiness Project.

Diamond considera que la incapacidad de los niños para controlar sus impulsos emocionales y cognitivos es el germen del fracaso escolar y que por eso debemos tomarnos este asunto en serio. He recogido información sobre estos métodos en mi libro La inteligencia ejecutiva.

Primera función ejecutiva: la activación

Por José Antonio Marina

La función ejecutiva más elemental –y también la más próxima a la mera biología- es la  “activación”. Es este un concepto que puede utilizarse en contextos diferentes. Una zona del cerebro se activa cuando está realizando una función. El cerebro entero necesita una activación para pasar del estado de sueño al estado de vigilia. Hay personalidades mentalmente activas o pasivas. Todos estos fenómenos tienen que ver con la “energía mental” de la que cada sujeto dispone.

ver más

¿Por qué el modelo ejecutivo de la inteligencia es más poderoso que los anteriores?

Por José Antonio Marina

Tenemos demasiadas teorías y no vale la pena trabajar en una nueva si las ventajas no son apreciables. Creo que el modelo ejecutivo de la inteligencia y de su educación tiene tantas ventajas que se impondrá con gran rapidez. El creciente interés en los “factores no cognitivos” de la inteligencia es la respuesta científica a algo que detectábamos en las aulas. El aprendizaje es eficaz sólo cuando el alumno  participa activamente, mantiene la atención, se fija metas, soporta la frustración, y es capaz de esforzarse.

ver más

De nuevo, la inteligencia ejecutiva

Por José Antonio Marina

La Universidad Antonio de Nebrija me ha pedido que organice y dirija una  Cátedra sobre Inteligencia Ejecutiva y Educación. Las actividades comenzaron la semana pasada. En esta página del CEIDE ya anuncié que estaba emergiendo con fuerza un nuevo modelo de inteligencia -la INTELIGENCIA EJECUTIVA-, que tendría gran relevancia en educación porque integra y potencia los modelos de que disponemos: el enfoque cognitivo, el de las inteligencias múltiples, el de la educación emocional. Las cosas van más rápidas de lo que pensaba.

ver más

Potenciando la capacidad de aprender

Por Grupo SM

Por José Antonio Marina

Sigo la obra de Guy Claxton desde hace mucho tiempo, cuando leí Vivir y aprender. En los últimos años dirige un programa educativo llamado Building Learning Power, del que os quería hablar. Más allá del “aprender a aprender”, le interesa la formación de “aprendices poderosos”, de powerful learners, y de una cultura del aprendizaje.

ver más

La memoria de trabajo

Por José Antonio Marina

Acabo de leer una entrevista hecha a Francisco Mora, uno de nuestros más conocidos neurocientíficos, en la que identifica la inteligencia con la “memoria de trabajo” (working memory). No es el único que lo piensa. Estamos presenciando una reivindicación de la memoria. ¡Ya era hora!

ver más